11.7.06

 
Nuevas drogas tratan de resolver problemas de alcoholismo
Bauhs probó prácticamente todo lo que pudo para dejar de beber durante 25 años, pero no logró permanecer sobrio hasta hace unos doce meses, cuando comenzó a tomar naltrexone, una sustancia que bloquea aquellas secreciones del cerebro que dan placer al bebedor después de tomarse un trago. La ingestión de la sustancia va acompañada del asesoramiento de un experto.
"Después de tomar la droga durante tres días, desapareció completamente la necesidad de beber", dijo Bauhs, un cocinero de 41 años de Germantown, Maryland. "Ni siquiera tengo que plantearme la idea concreta de no beber". Los alcohólicos recuperados como Bauhs son buenos aliados de los laboratorios productores del naltrexone, al igual que muchos médicos que desean incluir esa sustancia junto a otros tratamientos y programas regulares para los alcohólicos, pese a la renuencia inicial de algunas compañías de seguros a cubrir el costo de los nuevos fármacos. El medicamento no ha llegado todavía a venderse en grandes cantidades, pero eso podría cambiar. El primer fármaco que ese tipo que ha obtenido aprobación del gobierno federal en casi una década llegó al mercado en enero, y se constituyó así en apenas la tercera sustancia de ese tipo aprobada por Washington. La cuarta podría ser aprobada para fines de año, y luego podrían surgir otras más. Los progresos logrados en los estudios de adicción y del cerebro también han ocasionado un auge en las investigaciones dedicadas a corregir desequilibrios químicos en los individuos propensos al alcoholismo. Esos desequilibrios tienen componentes biológicos y de conducta, según los expertos. El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo auspicia al presente más de 50 pruebas clínicas con fármacos para tratar el alcoholismo. Hace una docena de años sólo se hicieron seis pruebas similares. Hace apenas poco más de un año, las únicas drogas aprobadas para ese tratamiento eran naltrexone y antabuse, esta última diseñada para disuadir de beber porque hacía sentir mal al paciente que, después de ingerirla, tomaba bebidas alcohólicas.

 
El comer pescado extiende por años la agilidad mental
La investigación se suma a la creciente evidencia de que una dieta con mayor ingestión de pescado ayuda a mantener una mente ágil. Estudios previos parecen indicar que las personas que comieron pescado tuvieron menos riesgo de Alzheimer y apoplejías.
Otras investigaciones han mostrado que alimentarse de pescados como el salmón y el atún, que son ricos en ácidos grasos omega-3, ayuda a prevenir enfermedades del corazón. Para el nuevo estudio, que fue difundido en la página de internet de la revista especializada Archives of Neurology, los investigadores midieron el desempeño de 3.718 personas en pruebas sencillas, como recordar detalles de un relato. Los participantes fueron residentes de Chicago de 65 años o más, que se sometieron a las pruebas tres veces durante un periodo de seis años. También respondieron una encuesta sobre lo que comieron, que incluía una lista de 139 alimentos. "Encontramos que las personas que comieron pescado una vez a la semana tuvieron un declive anual 10 por ciento menor en raciocinio", dijo la coautora del estudio Martha Clare Morris, una epidemióloga del Centro Médico de la Universidad Rush. "Quienes comieron pescado dos veces por semana mostraron un declive anual 13 por ciento menor", agregó. Los investigadores dijeron que trataron de detectar, infructuosamente, la existencia de una relación entre los ácidos grasos omega-3 y la protección del declive cerebral con la edad. Estudios anteriores han encontrado dicho vínculo. Morris dijo que es posible que algo relacionado con los alimentos preparados con pescado o mariscos pudo haber influido para que las personas tuvieran mentes más ágiles. El doctor Pascale Barberger-Gateau, que hace investigaciones similares en la universidad francesa de Burdeos y que no participó en el estudio, dijo que la lista de alimentos incluida en los cuestionarios pudo haber sido demasiado amplia como para permitirle a los investigadores estimar la ingestión de omega-3 con precisión. En la encuesta, "sólo fueron incluidos cuatro categorías de alimentos con mariscos, algo que no permitió esta distinción", dijo Barberger-Gateau en un correo electrónico. La encuesta incluyó cuatro categorías amplias de alimentos del mar: emparedado de atún; emparedado o bocadillos de pescado; pescado fresco como plato principal; y camarón/langosta/cangrejo. El doctor William E. Connor, del Departamento de Nutrición Clínica de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón, que no participó en el estudio, dijo que se hubiesen obtenido resultados más definitivos tomando muestras de sangre de los participantes para medir la presencia de omega-3.

 
Osteoporosis: Un mal silencioso
"La pérdida de masa ósea comienza calladamente, sin producir síntomas. En las primeras fases se llama osteopenia. Cuando avanza hasta convertirse en una osteoporosis hecha y derecha, los huesos se van volviendo cada vez más porosos, frágiles y vulnerables a las fracturas. No te quepa duda: se trata de una enfermedad con posibilidades de ser fatal", advierte la doctora Christiane Northrup, autora del libro La sabiduría de la menopausia.
Y es que las estadísticas mundiales respecto a esta enfermedad son alarmistas, por lo que es necesario tomar conciencia desde la adolescencia e invertir en un futuro mejor. Como siempre, la salud está en nuestras manos. ¿Qué es la osteoporosis? La osteoporosis es el adelgazamiento y debilitamiento de los huesos que todas las personas sufren una vez que envejecen. Ahora bien, si este detrimento no se trata, el esqueleto termina por ser totalmente frágil y algunos huesos pueden tender a quebrarse (o fracturarse) incluso por traumatismos muy leves. No obstante este proceso se desarrolla desde los 30 años en adelante, su proceso es tan lento que puede pasar muchísimo tiempo antes de que se manifieste pasado los 50 años. Ahora, en cuanto a la tendencia según sexo, son las mujeres las que tienen un mayor riesgo de osteoporosis que los hombres. Esto porque después de la menopausia las mujeres sufren una rápida pérdida de hueso, como resultado de la baja en la creación de estrógenos, los que son muy importantes para mantener la resistencia de los huesos. Otros enemigos El tabaco y el alcohol son dos de los elementos que favorecen la aparición de la osteoporosis, ya que además de los riesgos asociados a ellos, su consumo elevado también puede dañar la capacidad del cuerpo para conservar unos huesos normales y sanos. Además, el tabaco activa la velocidad de la pérdida de hueso, aumentando las probabilidades de sufrir osteoporosis. Asimismo, la falta de ejercicio también puede afectar, ya que la fuerza de los huesos depende en parte de las exigencias físicas a las que son sometidos. Es decir, los huesos necesitan cierta cantidad de ejercicio para mantenerse sanos y fuertes. En cuanto a la alimentación, el consumo de bajas cantidades de calcio (productos lácteos y las hortalizas frescas) frena al cuerpo al obtener las materias primas que necesita para mantener la masa y la fuerza de los huesos. La influencia de la genética Sin duda alguna, los antecedentes familiares pesan mucho a la hora de prever una osteoporosis. Así, si la madre o la abuela sufrieron de esta enfermedad, lo más probable que la hija tenga un riesgo mayor de sufrirla. Además, hay que tomar en cuenta los antecedentes médicos, ya que si se tiene una glándula tiroides excesivamente activa, una enfermedad del hígado o anorexia nerviosa, es posible que se pueda producir osteoporosis. Igualmente, ciertos medicamentos, como los corticoides, pueden tener efectos nocivos en los huesos cuando se utilizan durante largo tiempo. Ahora bien, en cuanto al peso corporal, las mujeres demasiado delgadas tienen un mayor porcentaje de posibilidades de tener osteoporosis, ya que su esqueleto es más pequeño, tendiendo a romperse con mayor facilidad que una de contextura normal.

 
Es mejor tomar medicamentos para sida desde el comienzo
La investigación cuestionó una serie de parámetros según la cual, los pacientes deberían postergar el consumo de drogas tóxicas para evitar complicaciones relacionadas con el tratamiento.
El estudio se concentró en los llamados "cócteles de drogas", combinaciones de tres medicamentos o más. Esos cócteles se han convertido en un tratamiento estandarizado en la última década, pero se relacionan con complicaciones tales como insuficiencia renal y un entumecimiento de los pies y las manos conocido como neuropatía periférica. Las autoridades federales de salud recomiendan a los pacientes posponer este tratamiento hasta que comienzan a desarrollar síntomas severos o hasta que la infección ocasiona que los glóbulos blancos se reduzcan por abajo de cierto límite. Sin embargo, los investigadores descubrieron que quienes tomaron antes las drogas y siguieron el tratamiento, desarrollaron 28 por ciento menos casos de insuficiencia renal y neuropatía. "Ello implica que una cuarta parte de estos casos podría evitarse", dijo John T. Brooks, del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), uno de los científicos que trabajó en el estudio.

 
Aceite de pescado ayuda contra enfermedades del corazón
La Agencia dijo que las revisiones sistemáticas de la literatura disponible revelaron evidencias de que los ácidos grasos Omega-3, presentes en el pescado o su aceite, reducen el riesgo de ataques cardíacos u otros problemas relacionados con enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos en quienes ya padecen enfermedades cardiacas.
Aunque los ácidos grasos Omega-3 no alteran el colesterol total, las pruebas sugieren que pueden reducir los niveles de triglicéridos, o sea, la grasa en la sangre que contribuye a las enfermedades coronarias. Disminuye presión arterialLos expertos también descubrieron que el aceite de pescado contribuye ligeramente a la disminución de la presión arterial, así como el riesgo de rebloqueo de la arteria coronaria, después de una angioplastia. Asimismo, puede incrementar la capacidad de ejercicio físico entre pacientes con obstrucción arterial, e incluso reducir el riesgo de aritmia, particularmente en personas convalecientes de un ataque de corazón. "Estos hallazgos ayudarán a los profesionales de cuidados de salud y al público a comprender cuáles beneficios de los ácidos grasos Omega-3 han sido probados científicamente, y concentrarse en las zonas donde se necesitan evidencias adicionales", declaró la doctora Carolyn Clancy, directora de la AHRQ. Clancy indicó que la traducción de la evidencia científica en información que puede ser utilizada para mejorar la salud y los cuidados de la misma es clave para la misión de la agencia que dirige. Los beneficios de los ácidos grasos Omega-3Los informes de prueba de los efectos saludables de los ácidos grasos Omega-3 son parte de una serie de estudios de los llamados Centros de Práctica Basada en Evidencias, auspiciados por la AHRQ, a petición de la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU (NIH). Paul M. Coates, director de la Oficina de Suplementos Dietéticos, dijo que "los informes sobre los beneficios del aceite de pescado describen hallazgos positivos". El estudio destaca que los ácidos grasos Omega-3 no afectan el azúcar en la sangre durante el ayuno, ni a la hemoglobina glicosilada en personas que padecen de diabetes tipo II. Aparentemente tampoco afectan los niveles de insulina en el plasma o de resistencia a la insulina. El ácido encontrado en plantasEl ácido alfa-linoleico (ALA), una especie de ácido graso Omega-3 proveniente de plantas, como la linaza, la soja y las nueces, pueden contribuir a la reducción de muertes por enfermedades cardíacas, pero en un nivel mucho menor que el aceite de pescado, subrayaron los especialistas. La investigación hace notar que, de momento, no es posible poder confirmar si los Omega-3 contribuyen al mejoramiento de resultados respiratorios en niños y adultos asmáticos. Los Omega-3 producen aparentemente efectos mixtos en personas con trastornos de inflamación intestinal, enfermedades renales y osteoporosis, mientras que no se detectó efecto discernible alguno en la artritis reumatoide.

 
La aspirina, que ha demostrado tener un efecto anticoagulante beneficioso, parece tener también un efecto antiinflamatorio sobre las paredes de las arterias, según una investigación dada a conocer.
La Asociación Estadounidense del Corazón ha señalado que la aspirina tiene un efecto beneficioso sobre el endotelio, la capa interior de las arterias, y los conductos sanguíneos, cuya inflamación y endurecimiento se conoce como arteriosclerosis.
Patrick Vallance, profesor de farmacología clínica en el Colegio Universitario de Londres, señala en un artículo publicado en la revista estadounidense Circulation que "algunos de los efectos de la aspirina se deben a su poder antiinflamatorio, lo que se conoce desde hace más de 100 años". Para comprobar los efectos de la aspirina, los investigadores británicos suministraron vacunas antitifoideas a un total de 17 voluntarios sanos. Las vacunas deberían generar de inmediato una reacción inflamatoria moderada. De los 17 voluntarios, 12 recibieron al azar 1.2 gramos de aspirina o bien un placebo (una pastilla sin efecto alguno). Los cinco restantes, que formaban el grupo de control, todos tomaron aspirina. Los investigadores midieron los niveles de interleuquina 1 en la sangre, un factor inflamatorio que debía aparecer tras la vacunación. En todos los participantes que habían recibido el placebo se registraron incrementos de hasta 30 veces los niveles de interleuquina 1. Los que tomaron aspirina, en cambio, mantuvieron los niveles de este agente inflamatorio en los mismos niveles que si no se les hubiera suministrado la vacuna. "Es un momento interesante para volver a plantearnos la utilización de la aspirina y si, en algunos casos, debemos suministrar aspirina para tratar algunas enfermedades cardiovasculares", ha señalado Patrick Vallance.

 
Frutos del ginseng tienen propiedades contra diabetes y obesidad
El ginseng y especialmente sus raíces, es una planta utilizada con fines medicinales en China, Korea y Japón desde hace más de 2,000 años y ayuda a estabilizar las funciones mentales.
Científicos del Centro Tang de Investigaciones de Medicina Herbolaria, en la Universidad de Chicago, han experimentado ahora los efectos de unas sustancias que se encuentran en las bayas o frutos de esta planta, que pertenece a la especie Panax quinquefolia. Las sustancias, llamadas ginsenósidos, parecen tener una función reguladora en los niveles de glucosa en la sangre, mejorar la sensibilidad hacia la insulina y disminuir los niveles de colesterol y peso, mediante una reducción del apetito. La obesidad comienza a ser considerada una "epidemia" en la salud de los países desarrollados. En Estados Unidos, por ejemplo, se considera que el 61 por ciento de los adultos tienen sobrepeso. Chun-Su Yuan, profesor adjunto de Anestesiología en el Centro Tang, afirmó que "las bayas del ginseng tienen unas características químicas muy diferentes a las sustancias presentes en las raíces y nunca habían sido utilizadas en la búsqueda de nuevas terapias". Yuan ha dirigido las investigaciones, que se han realizado con ratones. Los resultados se publicarán en el número de junio de la revista Diabetes.
BALANCE DIETETICO. Los investigadores inyectaron en ratones obesos y con diabetes de tipo 2 un extracto obtenido de los frutos del ginseng. Las inyecciones del extracto hicieron que los ratones obesos perdieran el 10 por ciento del peso de su cuerpo en 12 días. Los ratones tratados, además, comían un 15 por ciento menos que otros ratones no tratados con el extracto y eran un 35 por ciento más activos. Cuando cesaron las inyecciones, el efecto desapareció, señalaron los investigadores en una nota difundida por la Universidad de Chicago. El extracto mejoró también la secreción y la sensibilidad ante la insulina, dos factores que suelen presentarse como anomalía en el caso de la diabetes de tipo 2. Los ratones tratados mostraban unos niveles de colesterol en torno a un 30 por ciento menos que los ratones no tratados. En cuanto a la glucosa, el experimento demostró que las inyecciones diarias de la sustancia restauraban los niveles normales de azúcar en un plazo de 12 días. "En la medida en que contienen agentes que son eficaces contra la obesidad y la diabetes, el fruto del ginseng puede convertirse en una prometedora fuente de nuevos medicamentos", dijo Chun-Su Yuan. El siguiente paso, según el investigador, consistirá en identificar cada una de las sustancias presentes en el extracto y ver cual de ellas son las determinantes en la regulación de la glucosa o en la reducción del colesterol, así como determinar las dosis que deben usarse o si pueden tener algún efecto secundario.

 
Nueva droga controla la diabetes con menos efectos nocivos
El medicamento, consumido una vez al día, es el primero de una nueva clase de fármacos contra la diabetes del tipo 2 que funcionan en una forma singular, y las empresas competidoras Merck & Co. y Novartis AG esperan obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicinas para comenzar su venta al público a fines de año.
No está claro hasta qué punto se extenderá el uso generalizado de la droga, ya que su costo oscilará entre 3 y 6 dólares diarios. Otros fármacos más antiguos contra la diabetes cuestan 50 centavos o menos al día. Pero los especialistas aguardan ansiosamente las nuevas alternativas, que tienen un doble efecto: Aumentan los niveles de la hormona que incita al páncreas a producir más insulina para procesar el azúcar al mismo tiempo que hace que el hígado deje de producir glucosa. Estas píldoras logran la combinación al bloquear la producción de una enzima, llamada DPP-4, que normalmente neutraliza dicha hormona. Los efectos positivos de estos fármacos, junto menores efectos secundarios vistos en otros tratamientos de la diabetes, es lo que los destaca, afirmó el doctor John Buse, vicepresidente de la agencia estadounidense.
"Consiste en combinar algunos de los efectos de tres a cuatro clases de drogas utilizadas hoy. Eso es lo que ha causado tanta conmoción", indicó Buse, y advirtió que el precio de la Januvia y Galvus seguramente reducirá su uso. Entre los efectos secundarios de esas píldoras figuran los síntomas del catarro y gripe y los dolores de cabeza. En la diabetes de tipo 2, los pacientes no producen suficiente insulina o las células de su organismo la ignoran. La insulina es necesaria para procesar el azúcar: sin ella el nivel del azúcar en la sangre se dispara. Las directrices Asociación Estadounidense de la Diabetes (ADA por sus siglas en inglés) sugiere que los diabéticos reduzcan su nivel de azúcar en la sangre, llamado A1c, a menos de un 7%. Muchos, si no la mayoría, de los diabéticos superan ese límite. Ayudarles a que lo reduzcan podría mermar el riesgo de graves complicaciones, como un fallo renal y las amputaciones, según la ADA. "Hay una enorme necesidad en el cuidado de los pacientes con el tipo 2 de diabetes de mejorar el control glicémico. Lo verdaderamente emocionante hoy en día es que hay alternativas nuevas para tratar a los pacientes", afirmó el doctor Peter Stein, de la firma Merck Research Laboratories. Los detalles fueron presentados el martes en la conferencia científica anual de la Asociación Estadounidense contra la Diabetes. Más de 230 millones de personas padecen de diabetes en todo el mundo, frente a 30 millones en 1985. Se calcula que para el 2025 serán 350 millones.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Farmacia Dr Simi

¿Cómo encuentra usted
los precios
de las farmacias Dr Simi?
Excelentes
Buenos
Regulares
Malos